N. N.

El me miró. Aunque yo no iba particularmente arreglada, lo hizo. A pesar de estar al lado de una chica que los hombres en su mayoría, considerarían más linda que yo, lo hizo. Podía ser tanto su novia, como su hermana o prima pero sin embargo, hubo un instante en el cual dejó de lado su compañía y nos dedicamos milésimas de segundos a mirarnos. Pudo haber sido un encuentro casual, o ese momento en el cual uno se pregunta si aquel transeúnte que nos parece desconocido, quizás proviene de un lugar que nosotros conocemos.

No, no estaba en el tren, tampoco en un bar o banco de plaza. No me encontraba haciendo ninguna de esas actividades en las que me gustaría ser descubierta por un extraño de la calle. Quizás por ello me resultó tan particular al punto que ahora me encuentro escribiendo sobre lo ocurrido.

Lo importante se reduce a una mirada; el contexto se ignora de manera absoluta cuando suele tomar protagonismo a través de largas descripciones y terminan opacando a quienes hacen posible la historia. No me fijé en tu fisonomía hasta que pasaste al lado mío y ya no tenía poder en tus ojos.

Fue simple e increíblemente, así me gustó más; siempre debería ser de tal manera pero se suele complicar con detalles inútiles. Creo (porque lo quiero experimentar y sí, quizás también sea ingenua) en el tipo de afecto que te permite olvidar la falta de garantías que presenta el juego y lo esporádico de todo el proceso, debido al repentino y potencial interés en alguien más o peor, el desinterés hacía un conocido.

Demostraste una dominancia que resulta casi imposible de hallar, no hiciste uso de absolutamente nada además de tus ojos.

Suelo enfocarme en la actitud que demuestra alguien frente a mí para descifrar su mensaje pero vos transmitías un código diferente que no podía traducir. Yo estaba con mis defensas en número negativo y no estaba preparada para una situación así, fue más fuerte que yo y también, me quise dejar, por curiosidad a las consecuencias de la reacción.

Pude sentirme hermosa cuando estaba destruida.

Advertisements
This entry was posted in Texto Propio and tagged , on by .

About Lucía

Escondida bajo la imagen de múltiples personajes, ya sean de comedias musicales o series. Me hago cargo de mis posts viejos a pesar de lo que piense ahora de ellos. Mi familia cree que puedo llegar a ser escritora por haber narrado creativamente un viaje pero yo quiero ser Licenciada en Psicología.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s