Lift Me Up

En los hospitales, el lugar que visites determina cómo conocés la historia de una persona.
Los psicólogos lo hacen a través del relato voluntario que realiza alguien que busca ayuda y se predispone para concretar dicho acto. Uno puede pensar que esa es la manera que predomina pero, a veces se deja de lado un número que es clave en este juego de conocimiento y/o deducción.

El dato que realmente vale, se obtiene al ver qué número presiona alguien en el ascensor de un hospital.

La espera dentro del ascensor es la molestia mínima, ya que al igual que en “7 Pisos” de Buzzati, a medida que uno se encuentra más cercano a planta baja, la persona por la cual uno se encuentra allí, desmejora.
Igualmente esa fue mi primera teoría. Luego de que la ingenuidad de desprenda de mí un poco más, pensé que nadie debería ser tan optimista como para focalizar sus expectativas en irse de un hospital caminando normalmente. Esa oportunidad se le presenta a muy poca gente.

No me escapa el hecho de que el número 4, es el predominante entre los transeúntes con los que me encuentro a diario; terapia intensiva.

El juego más seductor se presenta entre el piso previamente mencionado y el 5; en éste último se encuentran aquellos en situación estable (palabra que odio con profundidad desde hace casi 2 meses) es decir, quienes están en un término medio que realmente, siempre se aproxima más hacia abajo, hacia el piso 4. Que espera con anhelo a todo quien que necesite de un respirador y monitoreo constante. Una máquina se apropia de una de las acciones básicas de un ser humano pero irónicamente, lo mantiene vivo y no lo deja descansar. Lo goza.

El 4 es la alfombra roja de los familiares. Aunque la visita sea de 30 minutos, el miedo se introduce en cada uno de los presentes y provoca que el establecimiento esté concurrido la mayor parte del tiempo.
Cualquier ruido producido, será el centro de atención por un instante, en el cual todos temen por lo que ocurrirá. Los pasos que se escuchan pueden ser de médicos, de enfermeros o de alguien que sube con café, pero igualmente la incertidumbre ataca sobre quienes se encuentran allí.

Las cuestiones de carácter ético y moral siempre están implícitas en estos momentos. La esencia de una persona también, porque, desde mi opinión personal, un sujeto no se ve reflejado en su versión hospitalaria, con un respirador que toma control sobre él, con la necesidad de tener que tocar un botón y esperar hasta que una enfermera esté disponible para limpiarlo o cambiar de posición. Es denigrante para uno. No es la imagen por la cual alguien quiere ser recordado porque simplemente, no es así.
La moral juega en los casos más críticos, en los cuales uno se pregunta si tanto sacrificio físico y mental, realmente vale la pena en una situación límite porque la muerte es algo que nadie aún pudo vencer. La estrategia ganadora en este caso es aquella que nos otorga mayor tiempo en nuestra verdadera piel, no en aquella incapaz de emitir juicio por uno mismo.

Frase cliché si las hay, es “Algunos finales son felices, otros necesarios”. Aunque me cueste admitirlo, coincido. Según otros puedo parecer negativa, pero lo siento así.
Para bien o para mal, el dictamen ya ha sido dado. Me han dicho; “Ojalá lo haya decidido ella y haya sido para su bien, estaba cansada de luchar”. No sé si fue una elección propia, esa es una gran incógnita que todos finalmente conoceremos; lo que pienso yo, es que este último mes y medio fue injusto. Porque mi hermano no se merece vivir con la culpa de “lo último que le dije fue…”, mi abuelo no se merece enterrar a su hija, mi papá, sufrir otra pérdida completamente adelantada y, sobre todo, nadie y menos aún mi mamá, se merece haber pasado sus últimas semanas de vida en el piso 4.

Advertisements
This entry was posted in Texto Propio and tagged , on by .

About Lucía

Escondida bajo la imagen de múltiples personajes, ya sean de comedias musicales o series. Me hago cargo de mis posts viejos a pesar de lo que piense ahora de ellos. Mi familia cree que puedo llegar a ser escritora por haber narrado creativamente un viaje pero yo quiero ser Licenciada en Psicología.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s