Monthly Archives: December 2013

Daylight

Come back so I can say thank you for this,
home cooked meals and a place to rest,
my troubled head when you’re away,
I’ve passed the test, I’ve earned an A,
not just in school, but in life,
you’ll always be right by my side.
To help me show, hope to all,
that are lost and sick in this dying world.
I’ll use the love you left behind,
I’ll change their minds, I’ll change their minds.

I hope, I hope you smile,
when you look down on me.
I hope you smile.

N. N.

El me miró. Aunque yo no iba particularmente arreglada, lo hizo. A pesar de estar al lado de una chica que los hombres en su mayoría, considerarían más linda que yo, lo hizo. Podía ser tanto su novia, como su hermana o prima pero sin embargo, hubo un instante en el cual dejó de lado su compañía y nos dedicamos milésimas de segundos a mirarnos. Pudo haber sido un encuentro casual, o ese momento en el cual uno se pregunta si aquel transeúnte que nos parece desconocido, quizás proviene de un lugar que nosotros conocemos.

No, no estaba en el tren, tampoco en un bar o banco de plaza. No me encontraba haciendo ninguna de esas actividades en las que me gustaría ser descubierta por un extraño de la calle. Quizás por ello me resultó tan particular al punto que ahora me encuentro escribiendo sobre lo ocurrido. Continue reading

Lift Me Up

En los hospitales, el lugar que visites determina cómo conocés la historia de una persona.
Los psicólogos lo hacen a través del relato voluntario que realiza alguien que busca ayuda y se predispone para concretar dicho acto. Uno puede pensar que esa es la manera que predomina pero, a veces se deja de lado un número que es clave en este juego de conocimiento y/o deducción.

El dato que realmente vale, se obtiene al ver qué número presiona alguien en el ascensor de un hospital. Continue reading