Lately

La necesidad de poner en palabras, pienso que significa concretizar la situación y, a mi parecer, agravarla. Puede que luzca como una exageración y que esté adelantándome a algo que no es certero pero que hay que ponerlo sobre la mesa porque, a pesar de que nadie quiere reconocerlo, es una posibilidad.

No quiero que suceda.

Si sucede no quiero ser cliché y demostrar lo que pienso en palabras aunque sea lo que me ayude a mí porque nadie lo tomaría de dicha manera.

No quiero que parezca que estoy asumiendo que sucederá.

La realidad es que es muy difícil tener esperanzas.

Cuando yo creía que la pérdida de la inocencia era algo que ocurría a temprana edad, se interpuso ante mí una nueva ruptura de la cotidianidad en mi círculo más cercano y me hizo darme cuenta que aún, algo de ella quedaba dando vueltas por mi mente.

Muchos critican a Gabriel Rolón pero recuerdo con mucha claridad una frase similar a: “uno crece cuando pierde a un ser querido” y ahora que dicha carta está sobre el tablero, creo que debe tener razón.

No juzgo más a Peter Pan.

Uno no quiere dar malas noticias y extiende el plazo hasta su difusión. Inversamente a lo que ocurre si hay novedades positivas.

También escucha lo que un 4to tiene para decirle porque le contó un 3ro y se da cuenta que es un ingenuo ante la situación, por más que intente ser lo más consciente posible.

Como consecuencia, días más tarde pienso: “escuela religiosa, colegio de ateos.”, hipótesis a la cual llegué a través de mi experiencia secundaria en un colegio de monjas y que, ahora no veo como una realidad ajena; la estoy experimentando por mi misma.

Situaciones similares esta vez, tienen un resultado diferente. La primera me acercó a Dios de una manera agradecida, porque a pesar de todo, sentía gratitud por lo que guardaba en mi, recuerdos y situaciones únicas e irrepetibles, en el sentido literal de la palabra, que no todos tienen la posibilidad de vivir.

Ahora, creo darme cuenta estaba dejando de lado, ignorando, lo que ahora me preocupa más, que es la injusticia que están viviendo personas muy cercanas a mi, a raíz de la misma situación que hoy estoy atravesando y me provoca una enorme aversión hacia Dios (con relación a la Iglesia, ya me sentía de dicha manera).

Esta situación en particular tiene como característica general el desgaste que ocasiona en las personas a las que toca. Es ahí donde hace efecto, donde quizás hasta se puede llegar a decir, cambian los roles y la importancia recae en los actores secundarios. Posiblemente es por esto que mi perspectiva ha cambiado.

La existencia de la injusticia es histórica y al parecer así es el panorama a futuro. Jamás ningún Dios la ha modificado. Si existe dicha deidad, cada vez lo siento más personificado en un político que promete y no cumple y finalmente, sólo se interesa por un grupo minoritario o simplemente, por sus propios intereses que casualmente, jamás coinciden con los que dan como resultado el bien común.

Advertisements
This entry was posted in Texto Propio and tagged , on by .

About Lucía

Escondida bajo la imagen de múltiples personajes, ya sean de comedias musicales o series. Me hago cargo de mis posts viejos a pesar de lo que piense ahora de ellos. Mi familia cree que puedo llegar a ser escritora por haber narrado creativamente un viaje pero yo quiero ser Licenciada en Psicología.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s