Wrap

Te extraño a la noche. Especialmente cuando tengo un día libre al día siguiente porque esos eran nuestros; cuando todo congeniaba a la perfección, incluso nuestros horarios. Nos quedábamos hasta tarde viendo cualquier cosa con total de discutir con la televisión y decir comentarios que se encontraban en el límite entre lo sarcástico y soberbio pero que nos divertían porque somos así realmente (un poco al menos, no mientas) y aún podíamos serlo al estar juntos. Era un win-win a la perfección. Nos seducíamos y nos llenábamos de nuestro particular combustible al mismo tiempo, era un ciclo indefinido que nos sentaba muy bien a ambos. Nos creíamos fascinantes y nos encantaba. Ahora no me puedo acostumbrar a estar sola cuando tengo franco al día siguiente. Si, lo reconozco. Puedo hacerlo sin miedo, me costó pero lo conseguí. En ese aspecto vos eras una causa perdida; pero podía ayudarte a ver las cosas de otra forma por lo menos y eso me gustaba… Te hacía bajar de la luna en el tipo de situación que estoy contando. No puede llevarte más de dos segundos recordarlo, estoy segura de ello, no te hagas el indiferente porque ya no sirve de nada, ¿no? Igualmente, no pretendo que recuerdes lo que hice por vos. Los hechos cometidos fueron a mi voluntad. Las razones asumo que las conocés muy bien. Solamente te pido que no te olvides de las noches juntos, posteriores a rutinas laborales interminables, en las que estábamos destruidos físicamente pero nos sacrificábamos por ver al otro porque sabíamos que valdría la pena, porque nada nos apuraba luego. Era a mitad de semana pero se sentía como un sábado a la mañana, cuando tenés expectativas para el resto del día y del siguiente. Llegábamos al punto extremo de cansancio y ambos derribábamos nuestros escudos y nos permitíamos hacer lo que realmente anhelábamos, tan solo acostarnos y estar al lado uno del otro, alternando el brazo de uno sobre el cuerpo del otro, escuchando el sonido que producía la respiración de cada uno, probablemente la única que no nos irrita porque la situación era perfecta y nada, ni siquiera nuestros más conocidos pet pevees, podrían cambiar ese hecho. Estábamos tan bien, realmente bien juntos. No existía orgullo que nos impidiera comportarnos de tal manera. Probablemente no hay acto más íntimo que aquel. En especial para personas que casi siempre buscan la aceptación en los demás y no se permiten demostrar afecto emocional (admitilo, basta). No las olvides, por favor, porque por más que hayamos congeniado de una forma inexplicablemente veloz, ese tipo de acto nos llevo un tiempo, fue el proceso que más tiempo tardó en concretarse, no digo que no haya sido maravilloso cuando lo logramos al contrario, justamente por eso, espero que lo recuerdes, para que no vuelvas al punto de partida porque pude percibir que a partir de ese momento, te diste cuenta de tu efecto en mí y de lo que sos capaz de producir en alguien y no quiero que pierdas eso, porque tenés un potencial enorme y espero que lo empieces a usar, porque le vas a hacer bien a muchas personas, así como me hiciste bien a mí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s