Viernes 20.

Al final fue sencillo entrar a Inglaterra. Lo malo es que había mucha fila y el grupo se separó porque Barbi se sentía mal (no le digas a Sandra que no sabe) desde el momento que el avión llegó a Londres (tuvo que dar muchas vueltas sobrevolando para hacer tiempo) y algunas nos quedamos con ella. Yo por suerte me sentí bien, de desayuno había un sandwich o huevos revueltos, yo pedí el sandwich y Flor se arrepintió de haber pedido el otro plato.
Bajamos y cambié 300 dólares ahí. Como no fui la única, la comisión que nos cobraron fue poca. Me dio cambio, billetes de 20 y 10 y algunas monedas.
Cuando salimos del aeropuerto nos subimos a un micro que nos trajo hasta el hotel. No vimos mucho de la ciudad en ese trayecto.
Llegamos, a Flor y a mi nos dieron primero la habitación por ser dos y al parecer es una de las más grandes. El baño es enorme y cómodo. Estuvimos 30′ y salimos. Fuimos hasta la estación de subte y tomamos uno; son increíbles y lo que más llama la atención es la limpieza y las paredes sin pintar; tienen carteles de películas y musicales más que propagandas. En el vagón teníamos a unas rusas sentadas al lado.
Nuestra idea era hacer una conexión e ir al museo británico pero había mucha gente junta porque no andaba una máquina.
Paula terminó yendo sólo con uno de los chicos mayores (Franco) a comprar los pasajes para Liverpool por la cantidad de gente. Los demás, con Monique y Claudia fuimos a un supermercado para comprar algo (sandwiches) de almuerzo/merienda (algunos se morían de hambre como si en el avión no les hubiesen dado nada…) y el desayuno, porque no lo sirven a las 7, hora a la cual tenemos que salir para llegar a la estación de tren a horario.
Monique prometió ir al museo en otro momento y ella pagó lo que compramos. Está todo re barato. Por ejemplo, un pote de 400gr de Nutella (pardon mi ejemplo) sale £2.10 y en Buenos Aires el pote de 250 sale $20 con suerte. También una hamburguesa con queso en McDonalds te sale £0.99 pero los precios de los combos son muy parecidos. Lo sé porque comimos los sandwiches, llevamos las compras devuelta al hotel, nos reunimos con Paula devuelta y salimos para ver a dónde íbamos a cenar (Monique sugirió comida hindú pero no tuvo mucho éxito) y dado el hecho de que lo más cercano y fácil era McDonalds, terminamos ahí. Compartí con Flor unas patitas y papas que en Argentina creo que llaman “estilo campo” más gruesas, la verdad que estuvo bueno nuestro menú.
Ya volvimos y nos bañamos. El agua sale bien y la ducha igual. Ahora Flor está escribiendo en el diario y yo en el iPod para mandarlo por mail.
En un rato nos iremos a dormir y muy temprano nos llaman para despertarnos, Flor tiene el teléfono más cerca así que zafé, no tengo que atenderlo yo. En la habitación hay un espejo con una silla para sentarse en frente y en la mesita debajo, hay una pava eléctrica con dos tazas, té (obviamente) en saquitos, azúcar, edulcorante, y leche. Igualmente hay una mesa más grande donde ponemos la ropa para mañana.
Flor ya terminó de escribir y no hay nada más que contar así que los dejo, voy a tomar la pastilla e irme a dormir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s